El consumo de energía de los …

En España, de acuerdo con el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020, el concepto de edificio de consumo de energía casi nulo, aun por definir, podría ser similar al de un edificio de clase A en la escala de etiquetado energético, ya que, como parece más razonable, la definición de este concepto se basará en el trabajo realizado hasta ahora en relación a la calificación de la eficiencia energética en edificios (etiquetado energético).

La propia Directiva 2010/31 establece, por otro lado, que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios de nueva construcción sean edificios de consumo de energía casi nulo, adelantando esta obligación a 31 de diciembre de 2018 a todos los edificios ocupados por las administraciones y de titularidad pública.

Los diferentes estados miembros ya están tomando medidas para facilitar e incluso adelantar la transición hacia 2018-2020. Sin ir más lejos en Francia han fijado el límite del consumo de energía primaria en 50 KWh/m2/año (media del país) que deberá aplicarse en todos los edificios residenciales a partir del año 2013.

Otro ejemplo es la región de Bruselas, en Bélgica, donde se ha adelantado la obligación de la directiva EPBD en relación a los NZEB, al año 2015, adoptando además como modelo para alcanzarlo, el estándar de construcción Passivhaus, un modelo constructivo aparecido en 1991 con la construcción de 4 casas pareadas en Darmstadt, Alemania. El estándar propone, desde entonces, edificios basados en un exigente aislamiento, estanqueidad y máxima independencia de aportes de energía para calefacción y refrigeración. Al igual que la región belga, varias ciudades austriacas y alemanas como Frankfort o Hannover han incorporado el estándar como modelo de obligado cumplimiento para los edificios públicos, de nueva construcción o a rehabilitar.

Situación en España

El objetivo marcado por la Directiva EPBD está siendo objeto de análisis y preocupación por todo el sector, lo que ha motivado la organización  del “I Congreso de Edificios de Energía Casi Nula“. El congreso, en el que la Fundación La Casa que Ahorra es entidad colaboradora, tendrá lugar el próximo mes de mayo en Madrid, y pretende ser un foro de reflexión para abordar las implicaciones que tendrá para el sector de la construcción, la arquitectura y los servicios relacionados, la adopción de la Directiva.

Pero adicionalmente al hecho de abordar el horizonte 2020 desde este tipo de foros, congresos, jornadas, etc., es necesario asentar las bases legales necesarias desde ahora para ir avanzando en el camino marcado por la Directiva 2010/31/UE, relativo a los edificios de consumo de energía casi nulo en el año 2020. Es en este punto donde la revisión del Código Técnico de la Edificación (CTE) se convierte en una herramienta clave y de oportunidad para adoptar las medidas adecuadas.

El Código Técnico de la Edificación (CTE), que debe revisarse cada 5 años, (se espera la aprobación de la primera actualización), deberá aprovechar esta oportunidad para establecer desde ahora las exigencias marcadas por la directiva EPBD. Este aspecto es clave, máxime en España, donde el camino recorrido hasta ahora en cuanto a las exigencias de los nuevos edificios es mucho más corto que el de otros países europeos.

Y dentro de estas medidas es necesario aprovechar la oportunidad que ofrece esta actualización de la normativa para sentar las bases que obliguen a reducir la demanda energética de los nuevos edificios, sin esperar al año 2020. Por una razón sencilla: la mejor energía es la que no se consume.

Contactar

 





captcha
Al marcar esta casilla, el usuario declara haber leído y estar de acuerdo con las condiciones expresadas en el “AVISO LEGAL” y la “POLÍTICA DE PRIVACIDAD” de la presente Web.

×