Decenas de organizaciones apoy …

Desde la plaza de Isabel II (metro Ópera) hasta la Plaza del Dos de Mayo, y al compás de charangas y batucadas, cientos de personas han marchado bajo el lema “Por el medio ambiente, el clima y la justicia social”, reivindicando la gestión pública del agua, la calidad del aire, un transporte público de calidad y asequible, el fin de la energía nuclear y el fomento de las renovables, la lucha contra el cambio climático,..etc

Numerosas plataformas ciudadanas se han dado cita en Madrid, junto con otras muchas organizaciones sociales, políticas, sindicales y medioambientales, para recordar que el ser humano depende de la naturaleza; que la economía debe servir a las necesidades humanas y debe estar condicionada por los límites del planeta en que vivimos.

El actual modelo, depredador de la naturaleza, promotor de la injusticia social y de la desigualdad de género, es el causante de la crisis económica, pero también de las crisis humanitaria, alimentaria, medioambiental y energética. Especialmente urgente es la lucha contra el cambio climático, del que sufriremos sus más duros efectos durante muchas décadas si no tomamos medidas rápidas.

Los gobiernos deben tomar medidas decididas para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que implica reducir la quema de combustibles fósiles, pero también un cambio en el modelo de crecimiento ilimitado que es imposible porque sólo contamos con un planeta que ya da signos de agotamiento.

Es prioritario pasar de un sistema basado en las fuentes de energías fósiles y nucleares a un sistema basado en renovables, el ahorro y la eficiencia. Pero las medidas contra las renovables (retroactividad fotovoltaica y moratoria a las primas) y el transporte público (con el agresivo incremento de tarifas), en favor de la energía nuclear, la destrucción de espacios naturales o la construcción de nuevas autopistas como el cierre de la M-50, la radial R-1 o la ampliación de la ilegal M-501, van en sentido contrario.

Un futuro sostenible y social implica el control democrático de los recursos, así como una mayor independencia y autonomía, pero los gobiernos, en lugar de avanzar hacia un modelo más democrático y participativo, justo y sostenible, obedecen a los intereses de las grandes empresas en contra de los intereses de la ciudadanía.

Contactar

 





captcha
Al marcar esta casilla, el usuario declara haber leído y estar de acuerdo con las condiciones expresadas en el “AVISO LEGAL” y la “POLÍTICA DE PRIVACIDAD” de la presente Web.

×